top of page
banner 1chico.png
banner 1.png

Primeros pasos en el mundo del ‘trading’

Para hacer ‘trading’ el factor psicológico del agente es decisivo. Conseguir

evadirse del ruido constante de mercado, ser disciplinado y rápido en la toma de

decisiones pero sin dejarse llevar por los impulsos y emociones, son algunas de

las recomendaciones de los expertos para minimizar riesgos y evitar errores.

El trading simplemente es realizar un acto de comercio, sólo que la mercancía

son activos financieros (acciones, bonos, divisas, índices, materias primas, derivados

financieros, etc.). Se trata de realizar una compraventa de activos financieros, con el

objetivo de obtener una ganancia con las transacciones.


Es un campo estrechamente relacionado con la inversión. Sin ningún tipo de dudas,

un trader es un especialista en gestión de inversiones (sabe analizar, sabe definir y

controlar el riesgo. Por si fuese poco, tiene la mentalidad correcta). La diferencia es

tan difusa que a veces se confunden uno y otro concepto. No obstante existe

una diferencia entre trading e inversión:


1. Toda inversión tiene una connotación especulativa. Por el contrario la

especulación no es inversión. El trading puede equivaler a especulación en el

buen sentido de la palabra. Esto quiere decir que toda inversión es en cierto

modo trading, pero no al revés.


2. La inversión suele comportar un compromiso a más largo plazo, se trata de

obtener una rentabilidad más allá de la fluctuación del precio del activo

financiero (en la mayoría de los casos trata de conseguir intereses o dividendos).


El trading persigue la consecución de beneficios con la simple compraventa de

instrumentos financieros, no tiene en consideración el valor intrínseco del activo

financiero y los rendimientos que pueda ofrecer. Tan sólo tiene como objetivos la

fluctuación del precio del mismo.


Suele asociarse el trading con la inversión a corto plazo, son operaciones

especulativas, en las que tan sólo se espera tener un beneficio económico sin

importar las causas que sustentan al activo o su calidad. Si el activo financiero tiene

potencial de revalorización se compra para posteriormente venderlo a un precio

superior (operación larga). Si por el contrario el activo financiero tiene una

perspectiva de depreciación, se vende primero (mediante préstamo de valores o

algún instrumento derivado) y se compra a un precio más barato (operación corta, así

se obtienen los beneficios.


La inversión propiamente dicha contiene una estrategia a largo plazo, es necesario

que el activo tenga una cierta calidad para que nos pueda ofrecer rendimientos y se

puede esperar además una revalorización del mismo. Ahora bien, el error proviene

de la creencia de que todo tipo de trading es a corto plazo.


El trading puede ser intradiario o bien comprender un plazo que en algunos casos

supera el año natural.


Si por ejemplo compramos una determinada divisa, a la espera de un cambio en las

políticas monetarias por parte del banco central correspondiente,

podremos mantener esta divisa en cartera un largo período de tiempo, sin recibir

ningún tipo de rentabilidad que no sea la diferencia entre la compra y su posterior

venta.



4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
banner 3.png
160 x 600_ES.png
bottom of page